-

-
Tercera novela. (Fandom: Tokio Hotel/ HIATUS)

29 dic. 2011

Todos



Todos, nacen con una misión.
Todos, crecen con una ilusión.
Todos, aman con pasión.
Todos, lloran por dolor.
Todos, morimos por una razón.

Pero también todos…

Nacen sin querer nacer y por ende, con una misión equivocada.
Crecen con ilusiones que al final, se vuelven pérdidas de tiempo.
Aman a alguien que no corresponde y sufren por ello.
Lloran por felicidad. Pero no es demasiado común.
Mueren sin querer morir.

Todos nacemos, crecemos, amamos y morimos. La mayoría son felices, otros no.
La mayoría triunfa, mientras que otros, pierden en la vida. -Me pregunto si los que triunfaran, lo harán limpiamente-. Muchos son embusteros, otros honestos ¿Pero qué nos une? Qué todos somos personas. Lo peor de la tierra, la escoria.
¿Qué tiene de genial ser humano?
Es el único que traiciona al de su propia especie. Es el que mata sin escrúpulos. El que miente sin importar cuánto daño les cause a los demás. Hiere por conseguir lo que quiere. Gana suciamente. Daña a su único hogar, el mundo.
El humano es lo peor que hay sobre la tierra.
Nos culpamos unos a otros y le quieren dejar el error de sus actos a otros.
Nadie ahorita es honesto, todos somos cobardes. Nadie es mejor que otro. Todos somos iguales pero al mismo tiempo somos diferentes ¿No lo entienden?
Desde que pisamos este mundo, hicimos de nuestro hogar una basura: Guerra, destrucción, contaminación, asesinato de animales y personas, drogadicción, enfermedades, esclavitud, dinero.
Nos discriminamos unos a otros. Perdimos el respeto.
Y sé, que hay pocas personas buenas todavía por ahí, pero me pregunto: ¿Dónde están?


Muchos creían que esas personas es el gobierno… ¿El gobierno? ¡Ha! El gobierno es la mayor mierda de aquí.
Ellos causaron todo esto. Ellos nos lavaron el cerebro e hicieron que viéramos lo que ellos quieren que vean.
Son el mayor ejemplo de corrupción en el planeta. Pero claro, ¿Quién lo va a creer si ellos son tan gentiles, si ellos levantan la patria de cada pueblo, si ellos son los que nos alimentan, los que nos dan hogar?
Mentiras.
Nosotros, no dependemos de ellos.
Hay que saber, que todo el mundo está en guerra. Y todos nosotros somos los únicos que podemos acabar con nuestro.
No dejen que los dobleguen ¡Alcen la voz! Por ustedes, su creencia, su libertad, ¡No les crean!
Podemos cambiar las cosas. Podemos hacer que el mundo gire en su completa totalidad. Podemos ser libres. Podemos dejar de ser la escoria que cubre este planeta.
Podemos vivir al fin en paz con nosotros mismos. Solo den el primer paso: Vivir la vida.
Sin rencores, mentiras, dolor. No, simplemente vivirla. Porque recuerden, que la vida solo se vive una sola vez.
Y algo muy importante: Ustedes deciden como vivirla. Nadie decide por ti.

¡Salven al mundo, sálvense a ustedes mismos!


- Jamás olvidaré cuando hice este escrito. Fue un momento de desesperación al ver toda la delincuencia que existe en mi país, en mi ciudad. Soy mexicana, con orgullo lo digo, pero bajo mi cabeza al ver que todo el mundo reconoce a México como un país peligroso & lo peor de todo, es que ellos hablan de nosotros pero no hacen nada para ayudarnos. Eso es dar la espalda. También recuerdo lo de la influenza que pegó fuertemente en el país & todos, una vez más, nos dieron la espalda, mantuvieron aislados a los mexicanos que estaban en EU, Europa, JAPÓN. Japón... fue el que los trató peor & después, sufrió el Tsunami & el terremoto y HOMBRES MEXICANOS fueron a su auxilio... tal vez la delincuencia nos consume, pero no nuestros corazones... México aún tiene hombres buenos que están dispuestos a ayudar a sus países vecinos y lejanos cuando lo necesiten.
Sólo espero que esta racha termine, es complicado vivir así & tratar de andar por las calles de Nuevo León es un reto, hasta parece una victoria amanecer vivo... los narcos están aquí, pero como llegaron, pueden irse... no les tengan miedo, ellos ya no son humanos, ni siquiera tienen alma... nosotros podemos con ellos...
Arlette González. 

28 dic. 2011

¡Gracias! ♥

Sinceramente... no sé que decir xd. He de aclarar que esto es un escrito improvisado, tenía todas las ideas y se me han ido, pero yo empezaré dándoles las GRACIAS (':
Gracias por preferir esta novela, gracias por preferirme a mí como autora, gracias a los lectores que me siguen desde 'By your side', gracias a los lectores que me siguen desde 'Pain Of Love', gracias a los lectores fantasmas... gracias! Cada vez que leía sus comentarios se me formaba una sonrisa & es que, que te feliciten por tu relato o que te digan que ha sido una de las mejores historias que han leído es... ¡Asombroso! Ni siquiera tengo palabras, literalmente; a veces siento que soy demasiado fría al demostrar el agradecimiento & pido perdón por eso.
La verdad, Pain Of Love se convirtió en algo muy especial para mí porque me ayudó demasiado en desenvolverme en las palabras, aunque sé muy bien que aún me falla & que no soy una escritora perfecta, pero como dije antes, les prometo mejorar (:

Bueno, quiero responder las preguntas respecto a la nueva novela: Todavía no lo sé. Pero tampoco la subiré hasta Noviembre del 2012 :p haha no, es sólo que quiero preparar muy bien la trama para poder subirla aquí & que sea de su agrado, así que todavía no tengo una fecha definida. Mientras tanto, pensé en subir pequeños escritos y 'reflexiones' & a veces pequeños pensamientos o desahogos míos aquí para no abandonar el blog & que ustedes no lo abandonen :) Es por eso que elegí este diseño mientras preparo la nueva historia :) ¿Qué les parece? Y mientras escriba, subiré pequeños adelantos, ¿si?

Creo que eso es todo (: Mañana subiré un escrito llamado 'Todos' & espero que pasen & lean a ver que les parece!
De antemano, gracias por leerme [otra vez] & que tengan un fin de año excelente & espero que el que venga sea mejor, que todos sus deseos & propósitos se cumplan y les recuerdo que, si el 2012 viene con retos, háganle frente & demuéstrenle que no le tienen miedo a esas pruebas & que podrán superarlo porque son valientes & son fuertes! Nos leeremos en el 2012 con nuevas aventuras :D!

Arlette González <3

Nuevo Diseño

¿Qué les parece? :) Subo esto algo rápido ya que voy de salida D:, pero ahorita subiré una idea que estuve pensando mientras preparo la nueva novela (: & para poder agradecerles! Fueron las mejores Lectoras(': Gracias por seguir esta historia desde un principio, gracias por ser paciente ante mis irresponsabilidades, gracias por decir que esta ha sido una de las mejores novelas que han leído <3 ese es un GRAN HALAGO lkadlakhd no saben lo feliz que me hace saber eso ya que yo sé muy bien que aún no soy una escritora experta & estoy consiente de que aún fallo en muchos detalles, pero... ¡les prometo mejorar! (': Muchas gracias & en la siguiente publicación, explicaré como estará la rutina por el blog en estos días c:

Arlette Gónzalez. 

25 dic. 2011

Epílogo



El Sargento Marcus descansaba sobre una cruz de Mármol. Ruth lo colocó ahí para recordar al hijo de su mejor amiga, Ashley. El muñeco, cuidaba la foto de aquella pequeña familia que Ruth recordará siempre con alegría ya que ella también formó parte de su vida… de toda su vida.
— ¿Llegué tarde? –Preguntó el profesor Daniel Jefferson y Ruth negó. El profesor dio una rápida sonrisa y dejó frente la cruz un enorme y hermoso arreglo de flores y se quedó admirando los nombres tallados en ella unos segundos:

Ashley Owen – Peter Owen.
‘Gracias por estar en nuestra vida.’ 

— A veces pienso… pienso que Ashley se sacrificó para que el pueblo ya no viviera en esta agonía. –Confesó abrazándose a ella misma.
— Y será algo que le aplaudiremos siempre, su valentía. –Ruth rompió en llanto.
— La extrañaré demasiado… ella siempre será mi hermana y Peter mi querido sobrino. –El profesor la abrazó fuertemente para brindarle la fuerza necesaria para continuar su vida sin su amiga.
— Y estoy muy seguro que, donde quiera que ellos estén, te seguirán recordando como la hermana y tía que ellos querían… -El atardecer había llegado ya y eso anunciaba su ida-… tenemos que irnos antes de que oscurezca, Ruth. –La chica difícilmente asintió.
— Vendré a verlos mañana… -Avisó acariciando la cruz.
— Ruth…
— ¿Sí?
— ¿Por qué escogió este lugar? –Preguntó mirando a su alrededor y se detuvo hasta dar con una vieja cabaña. Ruth se encogió de hombros y negó.
— No lo sé –Habló al fin-… ni siquiera sé cómo descubrí la existencia de esta cabaña pero, algo muy dentro de mí, me dijo que este sería el lugar perfecto para dejarle un pequeño altar a nuestra amiga…
— Si, es hermoso. –Admitió despegando la vista del paisaje.- Espero que nadie más sepa de su existencia… exceptuando nosotros, claro. –Ruth rió.
— Créame que estoy muy segura de que Ashley fue la primera en descubrir este lugar…

*

Sólo faltaba Georg para irse de aquél pequeño pueblo en Rusia y poder regresar a Alemania, pero antes, tenía una última cosa que hacer.
— Al parecer, no perdiste tu sexto sentido Georg.
— Ese ha sido un Don que me ha acompañado desde humano. –Le recordó y se acuclilló- Aubrey, si sabías que yo era el único con este poder… ¿por qué no viniste a mí y así, te ayudaba a comunicarte con Tom?
— ¿Y de qué serviría eso? –Le cuestionó curiosa y Georg se quedó callado un momento.- Sólo me quedé para cuidar de Tom… pero eso ya no es necesario. –Informó esbozando una sonrisa.
— Y ahora… ¿qué harás?
— Me llamarán por última vez y ahora, sí aceptaré irme con ellos. –Georg sonrió.
— Te mereces esa Paz, Aubrey. –La chica tomó con delicadeza la mano de Georg y le corrigió:
— Mi Paz empezó cuando Tom encontró a Ashley.



‘No siempre la maldad viene disfrazada de Demonio y no siempre la bondad viene en envoltorio de Ángel’.
Arlette González.

Cap. 76 Regresa




— Es momento de irnos, Peter. –El brazo de Ashley se extendió pero Peter se rehusó a tomarla. Ashley, confundida, cerró su mano y volvió a bajarla.- ¿Qué sucede? 
— Mami, hoy no te toca morir. –Ashley apretó sus labios.- Tienes que volver.
— No quiero perderte, ¡no otra vez! –Negó y calló de golpe al ver como sus lágrimas se volvían cristal y se destruían al dar contra el piso. 
— Jamás lo harás. –Aseguró el pequeño tomando su mano- Siempre estaré contigo mami… y con Tom. 



El cuerpo de Tom se heló cuando Kerstin y Gustav se alejaron para poder mostrarle el cuerpo de Ashley. Anonado, caminó hacia donde yacía su amada y se dejó caer de rodillas, para después, tomarla entre sus brazos haciendo que el rostro de Ashley se apegara a su pecho.
— ¿Ashley? –La llamó tratando de pensar que ella sólo estaba dormida- Ashley… Ashley, despierta. –Le pidió moviéndola un poco, pero nada. Tom rugió por lo bajo- Vamos Ashley, tienes que despertar… ¡despierta! –Le ordenó entre dientes, pero por más que la movía, los ojos de Ashley no se abrían.
A sus espaldas, sus amigos –ingenuamente- esperaban que las suplicas de Tom hicieran efecto. Por favor, que Ashley sólo esté dormida, por favor. Suplicaba cada uno en su mente, pero por más que lo deseaban, la razón comenzaba a aparecer para decirles: ¡Hey! Despierten, sus ojos no se abrirán así que háganse a la maldita idea, se fue. Kerstin se aferró a los brazos de Bill al escuchar a la razón y es que por más que eso fuera verdad, no podía ser cierto.




— Peter, no puedo volver.-Le negó- No puedo dejarte sólo… por primera vez, quiero ser una buena madre: me quedaré contigo. 

— ¿Pero qué dices? Eres una buena madre, ¡eres la mejor de todas! –Exclamó el pequeño y se lanzó a sus brazos- Me diste más amor de lo que podías dar, te sacrificaste muchas veces por mí, hiciste todo lo posible para verme feliz, te mataste día a día para darme una mejor vida y lo mejor de todo, al final me diste una familia, me diste un papá ¡me diste a Tom! Ustedes son los mejores padres del mundo y gracias por eso mami, me hiciste muy feliz. 
El corazón de Ashley se quebró por aquellas palabras: lo logró, lo había logrado desde hace mucho tiempo, logró darle a su hijo una excelente vida y aunque nunca se dio cuenta de ello, Peter fue el niño más alegre del mundo y todo… gracias a ella. 
Sus lágrimas no tardaron en salir, por primera vez, aquél llanto no era de tristeza, de dolor, de sufrir: era de Alegría. 




Parecía que lloraba gracias a las lágrimas que cayeron sin control sobre su rostro. Tom no podía detener el llanto, la había perdido, había llegado tarde… una vez más, ¡la había dejado ir! Maldición, ¿cuándo va a ser diferente? ¡¿Cuándo podrán estar por fin juntos, cuándo el destino los dejará vivir, cuándo podrán amarse sin estar en medio de una guerra y sin que la muerte venga a arrebatarle la vida al otro?!
Todo esto debe cambiar, ¡debe cambiar, ahora!
— Tom… Tom, detente… ya es tarde. –Le imploró Georg al ver como su amigo mordía el cuello de Ashley para inyectarle aquél veneno que mata y al mismo tiempo, trae a la vida.- No funcionará… -Le recordó acercándose a él y con pena, tomó su hombro pero Tom lo apartó bruscamente y se aferró al cuerpo de Ashley y una vez más, mordió su cuello.
— Vamos… vamos, ¡abre los ojos, ábrelos! –Ordenó Tom con desesperación. El veneno debía de estar haciendo efecto, ¡la debería de traer nuevamente! – Maldición, Ashley ¡regresa a mí! ¡¡Regresa!! –Imploró y mordió cruelmente su muñeca.
— Tom ¡basta ya! –Le ordenó Bill atónito- Deja de masacrar su cuerpo, ¡por favor, déjala ya!
— ¡¡No!! –Gritó- Ella no debe morir, su destino no es ese, ¡es estar conmigo! ¡¿Lo entiendes?! –Su gemelo sólo se encogió de hombros, si, lo entendía.




Entrecerró sus ojos. La luz que se posó sobre ellos era demasiado fuerte que no la pudo soportar. Peter, se separó de ella para mirar al cielo y ansioso le dijo:

— Llegaron. 
— ¿Por los dos? –Preguntó mirando a su pequeño. Peter, volteó a verla y sonrió de lado. 
— Dicen, que esa será tu decisión. 
Ashley, alzó sus ojos azules a esa poderosa luz y pudo sentir una cálida sensación cubriéndola –Con que… así se siente estar en paz. –Murmuró esbozando una sonrisa la cual, se esfumó al sentir un ardor en su cuello y después, en su muñeca; curiosa, bajó su vista y giró su mano encontrándose, las marcas de unos dientes impregnadas en su piel y sangre fluyendo de éstas. 
— Tom. –Lo mencionó acariciando la herida. Y confundida, volvió alzar la vista al cielo: Su mente quería irse porque quería descansar, pero su alma y su corazón anhelaban quedarse porque querían regresar con su dueño: Tom. 
— Tú ya has sentido la paz. –Le recordó Peter- La conociste la primera vez que lo viste. –Ashley dio una ingenua sonrisa y negó.
— Esa fue la segunda vez, la primera, fue cuando te tuve en mis brazos. –Confesó acariciando su mejilla. 
— Ve con él mami, y así yo podré ser su ángel… 
— ¿Y nos cuidarás siempre? –Peter asintió. 
— Es mi turno de hacerlo. –El niño, volteó hacia atrás, al parecer, lo llamaban- Dicen que me tengo que ir con ellos, ahora. –Ashley, le asintió a la nada. 
— Pero con la condición de que nunca te alejen de nosotros. –Peter rió. 
— Ellos nunca harán eso… Adiós mami. 
Los ojos de Ashley se cerraron fuertemente, aquella poderosa luz había cubierto todo el lugar. 
Sus ojos ya no ardían, así que pudo abrirlos. Sus hombros se encogieron: Peter ya no estaba y todo aquél lugar de ensueño, se había vuelto oscuro, excepto su vestido.
— Adiós mi pequeño… gracias por amarme. 
Ashley, frunció su ceño al ver una mancha roja en su vestido y rápido comprendió que se trataba de sangre; sin miedo, llevó su mano hasta aquella mancha y la tocó sintiendo como la sangre se impregnaba en sus dedos. Lentamente, los alejó para confirmar aquello y sonrió. 
— Yo… yo no le tengo miedo a esta nueva vida. 
Dio media vuelta y comenzó a caminar, para volver a casa.




— Te amo… te amo Ashley, te amo. –Le confesó por última vez en su oído, sus lágrimas se habían impregnado en su cabello, lamentablemente, todo había terminado.
Ni siquiera el demonio podía regresarla a la vida.
— Se reencontrará con su pequeño. –Murmuró Gustav y Georg asintió.
— Tal vez… eso será lo mejor. –Inquirió Kerstin con un nudo en su garganta.
Bill, no habló y no hizo gesto alguno, solamente clavó su mirada en su gemelo, quien, aunque había derrotado el mal, había perdido… otra vez.
El contacto de sus labios con la frente de Ashley fue frío. Sus cuerpos estaban completamente helados y aquél beso, se convirtió en el de despedida. — Todo acabo… descansa. –Deseó con un dolor en su corazón y por última vez, acarició su mejilla.
Derrotado, se puso de pie y miró cada rostro de sus compañeros, hasta terminar con el de su gemelo. – Ya no hay nada que hacer aquí… es momento de volver a casa. –Ordenó sintiendo como aquellas palabras perdidas retumbaban en su oído. Sus discípulos asintieron ante esa orden y dolidos, se retiraron dejando a Tom, otra vez, sólo.
Una última lágrima salió de su ojo y pudo apreciar como aquella pequeña gota, recorría sola su mejilla así como el veneno recorría el cuerpo de Ashley y finalmente, la lágrima de Tom cayó en el césped salpicándolo al mismo tiempo, que una gota de veneno caía en la sangre de Ashley impregnándose al fin.
Las pupilas de Tom se dilataron, ¿a quién le pertenecía esa energía? Era impresionante, sólo había sentido esa clase de poder en…


— ¿Ashley?
— Tienes razón Tom… todo ha terminado.
Tom giró su cuerpo para deslumbrar sus ojos con aquella mujer: Sus facciones se habían vuelto más delicadas, su piel se confundía con lo blanco de la nieve, su cabello negro más liso y largo se había vuelto parte de la noche y sus ojos azules se habían ido para darle la bienvenida al color rojo que en ella, sólo significaba una cosa, belleza.
Ashley, fue rodeada por los brazos de Tom sintiendo nuevamente aquella Paz que anhelaba desde hace ya años y que Tom buscaba desde hace ya siglos.
— ¿Estás lista para esta vida? –Preguntó el de trenzas en su oído.
— Estoy lista para vivirla contigo. –Respondió esbozando una sonrisa mostrando así, sus hermosos colmillos.


-
Les dije que tendrían el capítulo final para navidad :)! 

22 dic. 2011

Cap. 75 Jaque mate

Tom había destrozado completamente un ala de Andrew y éste, había malherido los brazos y rostro de Tom.
Georg miró de reojo a Bill percatándose de su frustración: las piernas del pequeño Kaulitz se movían en su mismo lugar, Georg sabía que Bill quería lanzarse a la pelea ya que no soportaba ver como aquél diablo lastimaba a su hermano, pero si entraba, fácilmente lo destrozaban y… entre los dos.
Un alarido por parte de Tom hizo que Bill apartara bruscamente la mirada de la pelea. –No puedo quedarme aquí sin hacer nada. –Murmuró entre dientes el menor de los Kaulitz y Georg inmediatamente interpuso su brazo para que no avanzara.
— No puedes hacer nada. –Le recordó a lo que Bill gruñó.
— Vamos Tom… tu puedes vencerlo. –Susurró alzando la vista al cielo.
Las garras de Andrew eran más poderosas y le habían causado ya demasiadas cortadas de gravedad a Tom en todo su cuerpo, pero éste todavía no caía, no se iba a dar por vencido tan fácilmente. Tom, desprendió sus mejillas mostrando sus letales dientes y soltó un poderoso rugir para, después, lanzarse sobre el cuello de Andrew: los juegos habían acabado ¡ahora!
Sus dientes se incrustaron en su cuello y pudo sentir como su sangre hacia presión contra su boca, anhelaba salir; Andrew dio un alarido de dolor y sin piedad, perforó la espalda de Tom con sus garras y lo apuñaló una y otra vez ocasionando que la pérdida de sangre fuera rápida, mala idea, eso sólo logró enfurecer más a Tom…

*

— ¡¿Pero qué…?! –Exclamó Georg al ser empujado bruscamente por Bill y antes de poder reclamarle, miró anonado la tierra.-… ¿Lo logró? –Bill, sin despegar los ojos de lo que había caído del cielo, respondió:
— Si es así… ¿dónde está él? –Un momento de silencio se hizo presente y gracias a ello, lograron escuchar el eco de una alma desesperada pidiendo auxilio o tal vez, implorando perdón.- No… aún no ha acabado… ¡vamos! –Le ordenó a Georg corriendo hacia la dirección del grito, éste, difícilmente despegó la vista de los gruesos pedazos de piel que yacían sobre el césped que en ese momento, aquél verde hermoso había sido cruelmente profanado por el cruel color rojo.
Al parecer, Tom le había arrancado con facilidad la piel del cuello a Andrew y además, escarbó en su interior para sacar todo lo que había en él.

*

Un chico débil, escuálido, corría tambaleándose por el bosque: semidesnudo y con su piel blanca manchada de sangre y negro gracias a la mugre que se le formó al caer a tierra.
Huía. Y además, estaba aterrado: el diablo venía por su alma.
Chico. No era, no era una persona, no era un humano… era Andrew, que como un vil cobarde, quería escapar de la muerte que bien se la había buscado; todo eso se volvió en una ironía para él: tantas veces que había tomado el papel de muerte para muchas personas, tantas veces que le robó el alma a seres inocentes y él, ahora, se convertía en una víctima pero con la diferencia de que su vil alma perdida ya no valía nada.
Jadeaba, ya no podía avanzar más: las heridas en él no le permitían hacerlo, además, sabía que si no lo mataba Tom, lo haría el tiempo de todos modos pero… no quería morir, le temía al infierno y a su verdadero amo.
— ¡No me tendrás! ¡No me tendrás! –Le advirtió a la nada, se había vuelto loco.
La tierra tembló una vez más. Tom lo había encontrado y por ende, se interpuso en su huída. Andrew dio contra el piso ante el impacto y por primera vez, en un par de siglos ya, sintió su cuerpo temblar y lo más sorprendente aún… escuchó los latidos de su corazón. Anonado, bajó la vista a su pecho, al parecer, aquél órgano nunca lo había abandonado, el que lo había hecho, fue la conciencia; decidió verlo a los ojos al fin al escucharle gruñirle y pudo sentir como sus pupilas se dilataban al ver el infierno plasmado en la mirada del Rey de los Vampiros.
— No fue necesario un lazo de sangre, ¿verdad? –Exclamó Andrew- La maldad que hay en nosotros fue suficiente para unirnos... –Rio-… Quieras o no, siempre seremos hermanos… -El cuerpo de Andrew se tensó al ver que Tom no venía sólo para proclamar su muerte: Sus discípulos, Verónica, sus inocentes víctimas y sus enemigos más endemoniados habían llegado para secuestrar su alma y llevarla a la más densa agonía que podía existir.
— El juego terminó… ¡tu pierdes! –Gritó aquella tenebrosa voz y la última partida que Andrew vio, fue como su propio juego le construyó su tumba.

*

— Tom… -Murmuró al ver la espalda del demonio vencedor. Con cautela, Bill y Georg caminaron hacia él- Tom… ya esta… está muerto, lo lograste. –Dijo su hermano al ver que aquél ser seguía destrozando las extremidades del cuerpo ya mutilado.- Es momento de volver, ¡Despierta, Tom! –Gritó Bill percatándose de que su hermano se dejaba ganar por su yo interior, como en la última pelea que tuvo, con Yü.



<< El demonio alzó el vuelo una vez más a lo que Bill, inmediatamente, se trepo al árbol más alto y brincó hacia él logrando sostenerse del cuello de su hermano, éste, lo sintió como un ataque más y furioso, trataba de quitárselo de encima para poder destrozarlo.
— ¡Listo, terminó! Vuelve a mi hermano ¡regresa! –Le ordenó aferrándose más a él, pero lo único que consiguió fue ser lanzado con fuerza y se llevó consigo un poco de tierra al dar contra el piso. Tom, aterrizó dos segundos después y Bill se enmudeció al ver su mirada: aquél ser no era su hermano y lo único que sabía, es que eso quería matarlo. — ¡¡Despierta Tom!! –Volvió a ordenar Bill y sus palabras fueron en vano ya que ‘Tom’ lo ignoró por completo y antes de poder tocarlo, Georg, Gustav y Andreas se lanzaron contra éste para detenerlo un poco más.
— ¡¡Por la mierda!! –Gritó Georg- ¡No dejes que el monstruo que vive en ti te gane, Tom! ¡¡Tú eres más fuerte!! >>



Bill sacudió su cabeza, Tom no debía de perder el control una vez más. — Mantén tú distancia… -Advirtió Georg y Bill, desesperado, le gritó:
— ¡Es mi hermano, no un enemigo! –Inmediatamente, pegó su mirada en Tom al escuchar que éste se ponía de pie- Vamos, ¡regresa, Tom! ¡¡Ashley aún te necesita!!... ¡¡yo te necesito!! –Pero al parecer, aquellas palabras quedaban en el vacío.
Georg, bajó su mirada anonado al percibir con ellos una energía demasiado conocida: era la misma energía que le había ayudado a encontrar a Tom cuando éste estaba a punto de matarse, pero, ¿a quién le pertenecía, quién era y por qué él sólo podía sentirla?
Un fuerte viento ocasionó que Georg dejara sus pensamientos y pudiera atrapar a Bill quien estaba a punto de caer: Tom había alzado el huelo una vez más.
— Debemos impedir que llegue al pueblo más cercano. –Se apresuró a decir Bill pero Georg no se movió al sentir que aquella energía, seguía a Tom- ¿Qué mierda te pasa? ¡Reacciona! –Le ordenó, pero éste sólo lo miró.
— No llegará lejos. –Aseguró.

*

Otra vez, estás echando todo a perder. — Sacudió fuertemente su cabeza al escuchar esa voz resonar en su cerebro.- Cuantas veces nos decías que no había un monstruo existente en ti, cuantas veces me dijiste que tu no eras débil… me prometiste que está vez iba a ser diferente – El demonio le rugió a la luna ante el ardor que su cerebro le brindó: en cualquier momento, sus venas iban a estallar ante el dolor. – Pero sigue siendo igual. El destino te está dando otra oportunidad de ser feliz y tú huyes para ser un asesino mientras que Ashley está muriendo… ¿Por qué Tom? ¿Por qué lo haces, por qué te dejas vencer? ¿O a caso prefieres mil veces el poder del sufrimiento… que el amor que Ashley te brinda? ¿A caso es eso?
—…No… -Su voz tembló pero aún así, fue firme.
Entonces… vuelve.
Todo su cuerpo fue atacado por una fuerte descarga eléctrica proveniente de su interior y eso, fue suficiente para que le gritara una vez más a la luna, ya que, esa iba a ser la última vez que iba a tenerla tan cerca… lo suficientemente cerca que sentía que podía tocarla.

*

Bill, miró anonado a Georg, increíblemente su amigo tuvo razón: Tom no llegó tan lejos. El pequeño Kaulitz sintió como la angustia y el temor dejaban en paz su cuerpo al ver a su hermano en su verdadera forma.
— Tom, Tom… ¿estás bien, hermano? -Le preguntó al levantarlo con cuidado, el de trenzas, que había perdido casi toda su ropa, se tomó su cabeza y con dificultad, asintió.
— Estaré bien… -Susurró- Tengo que ver a Ashley, ¿dónde está? –Le cuestionó volteando a verlo, pero al no tener respuesta, miró a Georg- ¿Dónde-está? –Repitió la pregunta y comenzó a desesperarse, el silencio nunca traía nada bueno- ¡¿Dónde demonios la tienen?!


-
¿Adivinan de quién era esa energía? Queridas lectoras... ¿qué les parece tener el final de Pain Of Love para regalo de navidad? ;) Me lo dejan saber en comentarios (:
 ¡Muchas gracias por leer! <3

20 dic. 2011

Cap. 74 ¿Adiós para siempre?



— Bill… ¡Bill! –Lo llamó jalando de su playera- Ashley está viva, ¡lo está! -Aseguró arrastrándose hasta llegar con el cuerpo de la chica. Bill, miró sorprendido aquella escena, ¿realmente sigue respirando? Y después, alzó la vista a los cielos percatándose de que la oscuridad estaba dejando a la luna en paz y de que su hermano cada vez se alejaba más de su vista.
—Hay que apresurarnos. –Susurró Bill corriendo hacia las dos mujeres y con facilidad, cargó el cuerpo de Ashley- Tenemos que llegar donde Georg… -Le avisó a Kerstin y ésta difícilmente, asintió y como pudo, se puso de pie sintiendo como su cuerpo trataba de destrozar el escudo de pavor que había construido.
Al estar los dos de pie, comenzaron a correr de aquella zona en donde se encontraban completamente expuestos. Gracias a su velocidad, faltaba al menos tres metros para llegar donde Georg pero se detuvieron en seco ante una explosión que se dio frente a sus narices: la tierra había estallado sin previo aviso ocasionando que Bill y Kerstin perdieran el equilibrio y dieran contra el suelo. Una enorme nube de polvo se esparció por el lugar, dejando a todo que estuviera cerca completamente ciegos por el momento.
Bill, inmediatamente volvió a tomar a Ashley y espero el momento adecuado para ponerse de pie; Kerstin, trató de ver entre la nube de tierra pero lo único que lograba hacer era escuchar los pedazos de rocas caer por el gran impacto.
—Bill… -Lo llamó por lo bajo al lograr distinguir una inmensa silueta entre el polvo- Bill… -Su cuerpo se tensó, lo tenía enfrente: lo que había causado aquella explosión, era Andrew quien había sido impactado por Tom- ¡¡Bill!! –Gritó hasta sentir su garganta arder: Andrew había salido de la nube de tierra encontrándose frente a frente con Kerstin. La mujer pudo escuchar como aquél demonio le rugía por lo bajo a lo que no pudo evitar sollozar al sentir como sus ojos rojos se impregnaban en su cuerpo: que aquél demonio te mirara, era algo demasiado aterrador.- ¡Aaah! –Gritó al escuchar otro estruendo a su lado, Tom había aterrizado dispuesto a seguir con su pelea. Kerstin tembló al ver como la boca de Andrew se entreabría mostrando un poco sus asquerosos dientes y automáticamente, se cubrió el rostro con sus brazos pero al oír el rugir de Andrew a lo lejos, bajó sus brazos percatándose de que Tom lo había alejado del lugar: Lo había arrastrado y ansioso, trataba de destrozar las alas de su medio hermano a lo que Andrew logró frenar y defenderse, dañando el pecho de Tom con sus garras.
— Levántate… -Le pidió Bill las espaldas de Kerstin. Ella, se aferró a las piernas del hombre y temblando, logró ponerse de pie nuevamente.- ¿Estás bien? –Cuestionó volviendo a tomar su brazo. Kerstin negó y clavó su vista en el cuerpo que Bill cargaba sobre su hombro.
— Falta poco… -Susurró y Bill asintió comenzando a correr una vez más.
Kerstin, se detuvo anonada al lograr admirar mucho mejor como había quedado la tierra después de la explosión: el hueco que se formó era como si en ese lugar hubiese estado una enorme casa; sacudió su cabeza y volvió a correr, no se podía detener por nada.
Lo habían logrado, llegaron con Georg quien se encontraba lleno de tierra por a ver protegido al cuerpo de su amigo, Gustav.
— Está estable… he logrado que aguante. –Aseguró Georg aún en shock. Bill, puso el cuerpo de Ashley a lado del de Gustav y con cautela, llevó su dedo índice y medio al cuello de la chica para tomar su pulso para que, después de un minuto de silencio, alzará su vista con Georg y volteara a ver a Kerstin.
— Su pulso es débil… no creo que aguante mucho –Dijo al fin formando un puño con su mano y miró a Gustav- Y si no hacemos algo rápido, Gustav tampoco lo logrará.
Alarido. Un horrible alarido se escuchó a lo lejos a lo que todos clavaron su mirada a la nada. — Y tenemos otra cosa más que hacer. –Exclamó Georg poniéndose de pie junto con Bill- Si no queremos que pase lo de la última vez, Tom…
— Siempre pasará lo de la última vez, nadie tiene control con su verdadero yo. –Interrumpió Bill encogiéndose de hombros.- Tenemos que estar con él si lo queremos recuperar, pero… -No completó la frase para clavar la vista en los dos cuerpos inconscientes.
— Vayan. –Bill miró anonado a Kerstin- Vayan –Repitió- Yo cuidaré de Gustav y Ashley, ustedes vayan con Tom.
— Pero tu... –Balbuceó el menor de los Kaulitz.
— Estaré bien. –Aseguró- Vayan y… traigan sano y salvo a Tom.
Bill y Georg voltearon a verse y asintieron al comprenderse solamente con la mirada. Kerstin soltó un tenso suspiro en el momento en que su amado y su amigo desaparecieron de su vista por la rapidez al correr; la chica se sentó sobre sus rodillas y tomó la mano de Ashley y con la otra, acarició la frente de Gustav percatándose de que tenía un pedazo de tela de la playera de Georg en su cuello: la piel del rubio comenzaba a pegarse a sus huesos a lo que Kerstin se tensó ya que eso significaba una cosa, pronto iba a fallecer.
Alterada, bajó su vista hacia su muñeca, misma que le había servido de comida a Bill con anterioridad y desesperada la llevó a sus labios, esperando a que esa idea funcionara una vez más.
Poco a poco, alejó su mano de la de Ashley sin darse cuenta de que el alma de la chica estaba a punto de abandona su cuerpo, al parecer, aquellos leves latidos y las dos últimas gotas de sangre no iban a ser suficiente para mantenerla con vida más tiempo.




— ¿Dónde estoy?-Cuestionó mirando confundida a su alrededor. 
Al principio pensó que se trataba del bosque donde visitaba a Aubrey anteriormente, pero descartó esa idea al mirar el color del lugar, todo era blanco: Los árboles, los arbustos, los pájaros, las rosas, las ramas, incluso, el vestido que llevaba puesto; la parte de arriba llevaba tirantes y el corsé no estaba tan marcado, la parte de abajo con bordado y con tres niveles hasta que rosaba con el piso. 
— Cerca y lejos del cielo. –Amy alzó sus ojos azules para clavarlos sobre un pequeño niño que vestía una camiseta de manga corta y un pantalón liso que, al igual que todo el lugar, era de color blanco. 
— Creo que por fin, tendremos nuestro final feliz. 
Citó Amy con amargura y con cólera entendió que había perdido la batalla contra la muerte y ahora, se encontraba en el purgatorio dispuesta a ser juzgada aunque sabía muy bien que aquella reunión estaba incompleta, aún faltaba Tom para ese anhelado final.


-
Me tardé D: pero aquí está el capítulo :) ! Y bien, dentro de 5 días será navidad... ¿listas para recibir a Santa? :) Gracias por leer & comentar c': <3

19 dic. 2011







EVANESCENCE <3 viene a mi ciudad (': lakjdlakdhalkdal hoy me compré los boletos & si hubieran visto la  emoción reflejado en mis ojos cuando la chica me los entregó *-* lkhdlakhdjakgdjakg veré a Amy Lee L____L una de las mujeres que más admiro, de hecho, es la segunda! La primera es mi abuelita <3 lakhdkladhald nononononononononono estoy demasiado feliz! Ahorita estoy acostada en mi cama con los boletos a un lado XDDD no los soltaré hasta que sea 26 de enero *o* y bueno,  hoy fue lanzada el APP de BKT & como no tengo ni iphone ni android... no lo tengo en mi poder :c pero quien de ustedes si lo consiguió? c: vi fotos & videos klahdhldahg está genial! :3 En fin! Mañana tendrán uno de los últimos capítulos de Pain Of Love ! Muchas pero muchas gracias por dedicarle unos minutos a esta historia *o* no saben lo feliz que me hacen c':
¡Los quiero!
Arlette González. <3

17 dic. 2011

Cap. 73 Para matarlo, tienes que matarla.

Al parecer, el mundo había aniquilado completamente todo lo que existía alrededor de Tom exceptuando aquella horripilante escena: Andrew acabando con la vida de Ashley. Eso era, sus ojos no podían observar otra cosa porque prácticamente, no existía nada más. Algo en él tronó al ver como la sangre proveniente del cuello de la chica se escurría por toda su piel hasta manchar completamente su ropa y como, unas gotas lograron escaparse para caer y empapar el verde césped que a los pocos segundos, se tornó opaco.
Como si sus piernas actuaran por si solas, se doblaron dispuestas a ayudarle a dar un mayor impulso y se abalanzó sobre ellos sin darse cuenta de que su gemelo se encontraba en el otro extremo haciendo exactamente lo mismo que él.
Bill fue por Andrew, y Tom por Ashley. Los gemelos cruzaron sus miradas brindándole al otro la razón del porque Bill logró recuperarse.
-
Kerstin lo llamaba, mencionaban su nombre, desesperada, tocaba su rostro para hacerlo despertar, pero era inútil.
— No. –Exclamó al sentir como el peso de Bill incrementaba- No, no… Bill, ¡quédate! Por todos los cielos ¡Abre los ojos! –Le suplicó levantando su rostro, pero los ojos de Bill seguían cerrados. Perdida, alzó la vista al cielo al recordar el eclipse lunar y al percatarse que la oscuridad estaba a punto de cubrirla completamente, murmuró-: Tal vez ya no esté viva, pero la sangre sigue en mí. –Recalcó observando su muñeca-… ‘y esta maldición perdurara mientras sigas de pie’ –Su boca se ensució de su propia sangre: se había destrozado sus propias venas. Levantó un poco la cabeza de Bill y le acercó su muñeca para, así, manchar sus labios.- No importa si estoy muerta en vida, yo siempre seré tu energía…
-
Lograron separarlos al fin. Tom cubrió con sus brazos a Ashley y recostó con cuidado su cuerpo sobre el césped: — Mírame. –Le ordenó sintiendo como una bola se formaba en su garganta. Al no tener respuesta de la chica, volvió a ordenarle- ¡Mírame, maldita sea! ¡¡Mírame!! –Le exigió tomando sus hombros pero apartó su mano al sentir la sangre sobre su ropa.- Ashley… abre los ojos. –Rogó en murmuro al percatarse de que el pálido color en sus labios comenzaba a aparecer.
Andrew se tambaleó al sentir el tacleó de Bill. Su cuerpo temblaba, tenía demasiada sangre en su sistema algo que su cuerpo no podía tolerar pero su metabolismo logró que se adaptara de inmediato ya que no era cualquier sangre, era ‘ella’.
Bill se puso alerta al escuchar una débil risa que a lo poco, se convirtió en una siniestra carcajada que hizo que todos los animales de aquella zona salieran de sus escondites para emprender una temerosa huída. Kerstin, quien observaba todo desde el otro extremo, trató de correr al auxilió de Ashley pero al ver que al otro lado se encontraba Georg tratando de impedir el fallecimiento de Gustav, se quedó en medio sin saber hacia dónde correr o qué hacer; al escuchar la voz de Andrew taladrar sus oídos, clavó su vista en él y alarmada, alzó su vista hacia la luna: Tomó de la sangre cuando la oscuridad venció a la luz del cielo, eso sólo significaba una cosa:
— El verdadero demonio está por salir. –Recordó con un hilo de voz y una corriente recorrió su espina dorsal ya que sus ojos le mostraron algo que según ella había dado por muerto: Cuando Yü, mostró la verdadera forma de los vampiros, lo que esos seres llevan dentro.
— ¡Retrocede Kerstin! –Ordenó Bill manteniendo su distancia con Andrew.
— Con que… así se siente ser Dios. –Bill cerró sus ojos al escuchar aquellas palabras de su medio hermano, ¿acaso aseguró que todo se había perdido?
— ¡¡Aléjense de ahí!! –Gritó Georg y Kerstin cayó de sentón al revivir nuevamente aquella escena: al ver como otra vez aquél diablo salía de la piel de un ‘casi-humano’, como se arrancaba ese disfraz con furia y como aquél monstruo crecía hasta cubrirla con la silueta de su sombra, las alas se desprendieron con su cuerpo y las agitó al mismo tiempo que sus mejillas se desprendían para mostrar sus puntiagudos y filosos dientes. Kerstin, dio un gemido ahogado y se cubrió automáticamente ante el miedo que le había causado el rugir del Diablo: como hace cincuenta años, se volvía a sentir vulnerable.
Aquello, que no era más Andrew, alzó huelo y Bill se lanzó directamente con Kerstin para protegerla.
— Que no me toque, que no me toque. –Chilló Kerstin. Aunque Bill la rodeaba con sus brazos, ella no sentía el tacto- que no me toque, que no me toque. –Volvió a repetir con sus ojos bien cerrados y con sus uñas clavadas en su cuero cabelludo.
Haz un plan, haz un puto plan. Se repetía Bill mientras buscaba la respuesta mirando a sus alrededores: pero los lamentos de Kerstin, la adrenalina, furia y miedo que su cuerpo sentía, la impotencia al ver a Gustav mal herido y el dolor que Tom le brindaba, no le ayudaban a pensar con claridad. Tengo que matarlo, ¡tengo que matarlo! –Se repitió, pero sabía muy bien que la sangre de Kerstin no le iba a brindar la fuerza suficiente para convertirse en el otro Diablo, esa fuerza la brindaba aquella chica humana que portaba la sangre del primer vampiro.
— Ashley aún no está muerta. –Se dijo sorprendido a sí mismo y aunque no quería decirlo, era necesario-: Ella aún conserva las últimas gotas de sangre, Tom ¡Hazlo antes de que el eclipse termine! –Bill pudo ver como la espalda de su hermano se tensaba, pero, ¿Qué mierda acaba de decir? ¿Matar a Ashley? ¿Él? ¡¿Matarla?! Era la única alternativa.
— No. –Se rehusó- ¡No! –Gritó abrazando el cuerpo de la chica- No lo haré Bill, ¡no! –Otro rugido se escuchó en los cielos.
— ¡No podemos permitir que Andrew viva! –Le escupió sintiendo como una gota de sudor recorría su sien.- Si lo matas ahora, ella estará a salvo en la…
— No lo digas. –Lo calló y los labios de Bill se tensaron al percibir los temblores en el cuerpo de Tom.- Ya no, ¡no la dejaré ir! No volveré a cometer ese error. –Le aseguró aferrándose al cuerpo de Ashley. Tom cerró sus ojos y trató de controlar nuevamente su respiración, pero era imposible: debía matar a Andrew pero para hacerlo, debía matar a Ashley.
— ¡¡Tom!! –Gritó Bill al percatarse de que el Diablo los observaba desde las alturas.
—¡¡Tom!! –Gritó Georg al ver como la muerte volaba hacia ellos. Tom se quejó por lo bajo y al apretar sus ojos, dos lágrimas se escaparon cayendo sobre la mejilla de Ashley.
— ¡¡Tom!! –Gritaron todos y Tom mordió una vez más Ashley bebiendo las últimas gotas de sangre que su cuerpo guardaba.
— Resiste. –Le susurró a su oído-… resiste. –La cabeza de la chica se ladeó al tocar completamente el césped, al lado de éste, Ashley ya parecía un fantasma por lo pálido que su piel se había tornado.
La piel de Tom se iba agrietando poco a poco dejando ver lo que llevaba en su interior: El monstruo que temía soltar, el monstruo que estuvo a punto de ganarle en la última batalla, el monstruo que no podía controlar, él.
Un rugir se escuchó desde tierra pero salió a los cielos, el otro diablo había salido dispuesto a defender su puesto: el reinado.
Tom en ese momento no existía, había muerto y sólo estaba presente una maldad al que no se le podía poner un ‘alto’ porque a él, no lo detenía nadie y nadie se interponía en su camino. Una vez más, otra batalla del infierno se libraba en los cielos y otra vez, esa guerra estaba a punto de llevarse a otra víctima inocente, a una chica que no contaba con que su vida se convertiría en un cuento de terror en tan sólo un parpadeo, una chica que sólo quería saber qué era tener eso que muchos llamaban: vida y que tristemente, encontró el significado a lado de un vampiro, ser que amó y ser que, al parecer, le arrebató la vida…
Kerstin alzó su cabeza de golpe, un leve latido de Ashley logró escuchar, sonido que se perdió en el ambiente pero se impregnó en el lugar.
… o tal vez, estaba a punto de darle una mejor.



-
Disfruten la lectura pequeñas :3 ¡gracias por seguir esta novela! <3

15 dic. 2011

Cap. 72 Realidad confusa.



No. No. No. Esa palabra resonó en la cabeza de Ashley al ver aquella escena. Suéltalo Tom. Suplicó. Suéltalo y huyamos, por favor, no pelees. Temía más por la vida del de trenzas que por la de ella; no quería perderlo.
Su brazo se estremeció al sentir un contacto frío en ella, asustada, volteó y se encontró con los ojos de Georg y de inmediato, negó.
— Lo siento, pero tengo que hacerlo…
— ¡No! –Gritó haciendo que Andrew volteara hacia ella. Su rostro se endureció al ver como Georg se llevaba a Ashley del lugar. Nadie se entrometería.
Empujó a Tom lo suficiente para que sus manos lo soltaran y enfocó su concentración en alcanzarlos pero el de trenzas no lo dejó avanzar demasiado: lo tomó por los costados y lo tiró ocasionando que su rostro chocara contra la tierra.
— La batalla aún no termina. –Le dejó en claro y Andrew gruñó, necesitaba alcanzarlos: el eclipse estaba a punto de darse.
Andrew, observó que a su lado se encontraba la mano de Tom y rápido, se lanzó a morderla y logró arrancarle un gran pedazo de piel a lo que el de trenzas la apartó de inmediato y se doblegó por dos segundos, pequeño instante en el que Andrew no desaprovechó: logró levantarse haciendo que ahora, Tom cayera a la tierra y que él, corriera y se desvaneciera por la velocidad.
El de trenzas se levantó y miró a Kerstin quien en ese momento, cuidaba de Bill; la chica asintió, gesto que señalaba que iban a estar bien, después, bajó la vista a su mano y pudo ver como la horrible herida comenzaba a sanar. Sin perder más tiempo, comenzó la persecución contra Andrew.

*

— ¡Él nos encontrará! –Gritó Ashley y detuvieron su marcha- No importa si logramos escondernos en la parte más olvidada del mundo, él me encontrará. –Dijo entre dientes y recargó sus manos en las rodillas para recuperar el aliento: se había cansado de huir porque siempre era inútil.
— Tenemos que intentarlo… al menos hasta que Tom logre matarlo. –Dijo Gustav extendiendo su mano, Ashley clavó su vista en ésta.
— Regresen a ayudarlo. –Murmuró y Gustav bajó su brazo.- Regresen a ayudarlo, ¡ayúdenlo! –Suplicó. Georg se encogió de hombros.
— Esta no es nuestra pelea.
— ¡Si lo es! Es la pelea de todos. –Dijo desesperada.
— Esta siempre ha sido la pelea de Tom y Andrew… por ti. –Declaró y de un parpadeo, cargó a Ashley- Quieras o no, nos tenemos que ir.

*

Un pino cayó y sacudió a los demás. Tom había alcanzado a Andrew y debía matarlo en el acto: la oscuridad había cubierto a la luna, por fin.
Los dos se encontraban sangrando de unas heridas que quien sabe donde se encontraban, no se notaban gracias al líquido rojo que los cubría completamente; sus ropas, ya casi no existían y sus cuerpos se acostumbraron al ardor ante los ataques: ya no sentían nada aunque temblaran.
— Te notas cansado. –Se burló Andrew al ver como el pecho de su hermano subía y bajaba sin control.
— No confundas cansancio con adrenalina. –Le corrigió.
Andrew se quedó estático, sus oídos, alcanzaron escuchar la respiración de Ashley. Entrecerró sus ojos y sonrió, finalmente, había adquirido poderes que ni siquiera Tom logrará tener en mucho tiempo.
—… por estúpido. –Murmuró Andrew- Por dejar de ver a los humanos como alimento, por creerte uno de ellos, por alimentarte de ratones.
— ¡¿De qué mierda hablas?! –Cuestionó tensando su rostro y se encontró con los ojos color sangre de Andrew.
— Por débil, me has hecho las cosas más simples y nunca, lograrás alejar a Ashley de mí. –Dejó en claro y Tom rugió por lo bajo.
— Imbécil. Ella ya está fuera de tu alcance. –Andrew, echó la carcajada al cielo oscuro y se frotó sus ojos ante la idiotez de su hermano.
— Querido Tommy, ella vendrá a mí y lo mejor de todo, es que tus ‘aliados’, la ayudarán. –Tom negó.- Has perdido, hermano.
— ¡No! –Gritó dispuesto a lanzarse nuevamente sobre él, pero se detuvo en seco al sentir una ola de energía chocar contra su cuerpo. ¿Qué mierda fue eso?... Acaso, ¿Acaso Andrew tenía la fuerza suficiente para…?- No…no, ¡huyan! –Le gritó a la nada.

*

Algo golpeó fuertemente a Ashley en la espalda ocasionando que soltará a Georg y cayera al piso. El hombre, asustado, se detuvo a su auxilio pero la chica no reaccionó: se había perdido en una visión, una imagen que parecía real pero, ¿lo era?...
Veía a Tom, al parecer, se encontraba en la parte despejada del bosque donde los árboles los rodeaban a ellos pero al mismo tiempo, los dejaban en descubierto y de espaldas, veía a un niño, su niño: a Peter.
— ¡Estás a salvo!–Soltó Tom estupefacto.
— Quiero ver a mi mami, Tom. –Le suplicó el pequeño.- Dile que venga por mí, por favor…
Retroceso. Árboles, ramas, un pequeño camino, al parecer topó con una pared de arbustos, rocas, dos ciervos, más árboles y de pronto: estaba nuevamente con Georg y Gustav. Peter, le había mostrado el camino.

— Peter está vivo… -Murmuró sorprendida-… y Tom está a salvo, ¡tenemos que ir dónde ellos! –Ordenó poniéndose de pie.
— Ashley… ¿pero qué estás…? ¿Cómo… tú cómo…? –Sorprendido, Gustav trataba de formular una pregunta, pero sólo podía balbucear.
— Chicos, se los juro que lo que vi era real. –Dijo anonada- Y sé dónde están, ¡tenemos que ir!
— ¿Y Andrew? –Cuestionó Georg y Ashley se encogió de hombros.
— A él no lo vi. –Murmuró y después, los vio asombrada- Tal vez… ¡tal vez Tom lo logró! Por dios, tenemos que ir con él, ¡con Peter!
Los “G’s” voltearon a verse extrañados ¿Ashley pudo ver eso? ¿Cómo fue posible? Pero sabían que ella no mentía y si dice que vio a Tom fue porque lo vio aunque de Peter… eso ni ellos le encontraban explicación.
— Te llevaremos. –Accedió Georg y Ashley sonrió y alzó la vista hacia el cielo que mostraba un hermoso eclipse.
Ella creyó que todo había terminado y que por fin podía ponerle FIN a este cuento de horror.

*

— Es aquí. –Señaló Ashley bajándose de la espalda de Georg y caminó apartando las ramas que le estorbaban, los G’s, comenzaron a seguirla pero conforme se acercaban podían sentir que algo no iba a bien...
— Ashley. –La llamó Gustav, pero ella no respondió, estaba demasiado ocupada apartando la última rama para dar vista a Tom y a lo que ella creía Peter- ¡Ashley! –Gritó alarmado Gustav al descubrir que todo era una maldita trampa.
Pero la chica seguía cegada en la realidad en la que Andrew la atrapó: Ella no lo veía a él, ella veía a una inocente criatura, ella veía a su hijo.
— ¡Aléjate Ashley! –Le ordenó Tom al ver que caminaba hacia ellos y que estaba dispuesta a llegar con Andrew- ¡¡Aléjate!! –Gritó corriendo hacia ella, debía detenerla pero ¡mierda! Andrew lo detuvo.
— Deja que ella venga a nosotros. –Le susurró a su oído.
Ashley no veía esa escena: lo que sus ojos le mostraban era a su hijo abrazando a Tom y a éste con una sonrisa, al parecer, la estaban esperando con ansias.
— ¡¡Gustav!! –Georg sintió como su garganta le ardió al dar aquél grito, pero el dolor que sintió en el momento que su corazón se aceleró fue peor: y todo, porque su amigo se había lanzado a la bestia.
— Te estábamos esperando, Ashley –Alardeó el pequeño y Ashley sonrió y dispuesta a tocarlo, extendió su brazo.
Andrew sonrió ante aquél gesto, todo había funcionado pero la chica se congeló al ver como un vampiro se lanzaba contra su hijo y horrorizada, volteó con Tom. Se exaltó. ¿Qué le había pasado? Se encontraba lleno de sangre, volvió a girar su vista y ya no era Peter al quién Gustav había sometido sino Andrew volvió a parpadear y ahora era Peter y ante otro pestañeó, era Andrew, pestañeó una vez más y… volvió a la realidad.
Aterrorizada. Dio contra el suelo y gritó al ver como Andrew arrancaba la piel del cuello de Gustav y que furioso lo lanzara contra unos árboles trozándolos por la mitad a causa de la fuerza del cuerpo del rubio.
— ¡¡Corre, Ashley!! –Tom le ordenó y extendió su brazo para poder tomarla. La chica, sólo sintió el rose de sus dedos para después, ver como Andrew agarraba el hombro de Tom destruyéndolo completamente. El de trenzas soltó un alarido de dolor y lo único que vio ante sus ojos fue el puño de Andrew para después sentir como un muro lo golpeaba hasta desfallecer.
— ¡¡Tom!! –Chilló Ashley al ver como Andrew lo golpeaba constantemente sin piedad. La chica soltó fuertes sollozos y pudo sentir su alma explotar- ¡¡Tom, Tom!! –Volvió a chillar pero se calló de golpe al recibir como respuesta la mirada de Andrew. Desesperada y sin poder levantarse ante el miedo, comenzó a arrastrarse contra el piso para retroceder y lloraba ante los intentos inútiles de levantarse: sus malditas piernas no reaccionaban y Andrew, la había atrapado al fin.
— Nadie, escapa de su destino criatura. –Recitó aquél diablo y la levantó con facilidad.
Los pies de Ashley flotaban y sus pupilas se dilataron al ver la boca de Andrew desfigurarse para poder mostrar sus colmillos.
— Tú te irás al infierno conmigo –Aseguró la chica y después… después pudo sentir lo que era el verdadero sufrir.
Los colmillos de Andrew perforaron su piel a la fuerza y sus venas ardieron en el acto en que su sagrada sangre empezó a ser succionada hasta vaciarla poco a poco. La visión de Ashley se iba perdiendo y ya no podía escuchar sus latidos, estaba muriendo.
Y la sangre que Tom había bebido de Ashley con anterioridad le ayudaba a recuperar la conciencia. Acelerado, se levantó y pudo sentir como su garganta se secaba al ver a Andrew devorando la vida de su amada.

-
Este capítulo tuvo tres hojitas en word :3 jajajaj espero que disfruten mucho la lectura <3 ¡gracias por seguir está novela! (': ¿Adivinen qué? Pasé todas mis materias, ahora, tengo mis merecidas vacaciones de invierno L_L los quiero mucho <3

12 dic. 2011

Cap. 71 Mente enferma, corazón inexistente.

Las uñas de Ashley se encajaron en la piel de Tom y su labio inferior tembló ante el miedo que su cuerpo no pudo controlar.
Georg y Gustav inmediatamente protegieron a la pareja y Kerstin se mantuvo en su lugar dispuesta a proteger a Bill: con los dos gemelos inconscientes, matar al demonio iba a ser más difícil de lo planeado. Andrew, al ver aquél acto, no pudo evitar soltar una sonora carcajada ¿era enserio? ¿Esas criaturas inferiores se iban a enfrentar a él?
— ¡Esto debe ser una broma! –Exclamó aún entre risas- Tú… ¡y tú! –Señaló a Gustav- ¿Creen que podrán tocarme? –Preguntó atónito y volvió a reír.- Entonces, deben ser unos completos imbéciles... –Su rostro se hizo sombrío.
— No tienes idea de lo que somos capaces de hacer. –Le dejó en claro Georg.
— No pueden hacer nada. –Aseguró- Ustedes, no llevan como apellido “Kaulitz”.
— ¡Y tu tampoco! –Andrew, al igual que Georg y Gustav, clavaron la vista en Bill, quién, desesperado, trataba de recuperar su fuerza para poder levantarse y matarlo de una vez.- Tú no eres de nuestra familia ¿o a caso no recuerdas, Andrew? Mi padre jamás te dio de su sangre. –Le restregó y como un loco, comenzó a reírse- Fuiste desterrado por el rey y marginado por los de tu propia especie… ¿y aún así te sigues sintiendo el heredero del trono? ¡¿Cuándo a nadie le importabas?! ¡Qué patético! –Le escupió aquellas palabras y recargó su cabeza en el tronco del árbol en señal de satisfacción-… sólo me das lástima… -Andrew se inmovilizó y Bill esperaba el contraataque al igual que sus aliados pero nadie, nadie se imaginaba lo que pasaba en el interior de ‘Andy’ y mucho menos, Bill se imaginaba lo que había causado.
Aquellas palabras llegaron más allá de su interior, tocaron más allá que su furia, tocaron su corazón. 

<< Él nunca supo lo que era tener una familia, siempre estuvo sólo, su familia materna lo había abandonado quién sabe porqué pero fue acogido por otra más que anhelaba un hijo, pero para él, aquél cariño no le bastaba. El señor no lo veía cómo su hijo porque sencillamente, no lo era y la única que se preocupaba por aquél pequeño era su ‘madre’ pero él niño llamado Andrew, no la veía como tal, ya que sabía que ella no lo era y sabía muy bien que esa no era su familia… la verdadera estaba allá afuera, en algún lugar y estaba dispuesto a salir en su búsqueda pero no para volver con ellos, no, él quería encontrarlos para matarlos, por abandonarle cuando apenas era un bebé y por dejarle en manos de unos desconocidos.
Su mente se retorció y el odio crecía sin control y su madre -sí, porque aunque él no lo veía así, ella era su madre- ya no sabía qué hacer para poder recuperar a la inocente criatura a la cual había acogido para brindarle su amor.
Una noche, la Señora encendió la común veladora para alumbrar su camino en aquella cabaña y antes de irse a dormir, iría con su hijo para desearle buenas noches pero, hubiera deseado mejor no entrar, eso hubiera sido mejor: Al acercarse a la puerta un hediondo olor se hacía cada vez más fuerte, ¿qué era aquello, de dónde provenía? Olía a muerto. La señora, pasó saliva con dificultad al percatarse de que todo era en la habitación de Andrew, su hijo, atónita, abrió la puerta y ahí fue como su corazón abandonó su cuerpo: La escena terrorífica que encontró fue de pequeños animales torturados y restos de sangre en cada rincón de la humilde habitación; su mano, tembló descontroladamente y siguió paseando la veladora para alumbrar más aquél horrible lugar que se encontraba repleto de sangre y huellas en las paredes, dios, ¿qué enfermo fue capaz de hacer todo eso? Con lágrimas en los ojos, puso un pie dentro y el hedor se hizo insoportable.
— ¿Andrew? –Lo llamó con su voz temblorosa y la cera de la vela comenzaba a derretirse y las gotas caían en su mano, pero la mujer no sentía el ardor.- ¿And…? –No terminó su nombre al sentir como la punta de su pie acariciaba algo. Dudosa y con lágrimas en los ojos, bajó la llama y ahí fue cuando todo se fue al infierno: su esposo se encontraba despedazado.
La mujer pegó un grito de terror que, de seguro, resonó por todo el pueblo y dejó caer la veladora al piso al igual que su cuerpo. ¿Quién? ¿Quién lo había hecho? ¡¿Quién?! La misma persona, que la mataría en esos mismos instantes. Él chico, quién se había escondido en la oscuridad, apretó el hacha que tenía en su mano derecha y despacio, caminó hasta esa señora que hasta en esos momentos, era el único ejemplo que tenía como madre. El odio nunca fue comprensible, tal vez, y ni él tampoco supo el porqué de tanto rencor: aunque quizá, era porque muy en el fondo sentía que él no pertenecía a una sociedad: tan frágil, tan buenos, tan… tan sofocantes, y porque sabía, que más allá de ese pueblo de mierda, estaba su verdadero destino: un destino lleno de oscuridad porque su mente así lo decidió.
— ¿Andrew? –Cuestionó la Señora volteando hacia atrás- ¿Por qué, hijo? ¿Por qué? –Le cuestionó ahogándose con sus propias lágrimas.- ¿Por qué lo hiciste? ¡¿Por qué mataste a tu padre?!
— Él no es mi Padre. –Eso fue lo único que la mujer escuchó en su vida y lo último que vio, fueron los ojos de su… hijo.
Andrew, dejó caer el hacha y el estruendo hizo que perforara sus oídos. El chico, parpadeó cinco veces seguidas y desorientado miró a su alrededor, ¿Pero qué…? ¿¡Qué había pasado en su habitación?! — ¿Mamá? –Cuestionó el joven al ver el cuerpo sin vida de la señora.- Ma-mamá ¡Dios mío! -Pegó un grito desgarrador y tomó a la mujer entre sus brazos llenando su cuerpo de la sangre de aquella inocente persona.- ¿Qué te hicieron?... Mamá… qué… ¡Mamá regresa a mí! –Suplicó entre llantos.- ¡¡Ayuda!! ¡¡Ayúdenme por favor!! –Suplicó sintiendo su garganta desgarrarse.
Pero nadie fue al auxilio de aquella familia, nadie fue para detener aquél muchacho de 18 años, nadie, porque afuera, se desataba otro infierno: Los ángeles de la noche habían llegado y tenían mucha hambre.
Andrew, al escuchar los gritos de tortura, salió y lo que vieron sus ojos fue algo sorprendente: ¿Qué eran esos fantásticos seres? ¿De dónde provenían? ¿Para qué fueron crearon? Sonrió. Lo único que sabía… es que quería ser como ellos porque su corazón se lo pidió>>

— ¿Corazón? –Preguntó entre dientes y los chicos se pusieron alerta- ¡Yo nunca tuve corazón! –Gritó furioso a la noche y clavó su mirada al menor de los Kaulitz-… cometieron un error en negarme y ahora ¡pagaran por eso! –Amenazó dispuesto a despedazar al menor pero Kerstin no se iba a quitar de en medio.
— Por dios Tom, ¡reacciona! –Le rogó Ashley comenzando a estrujarlo- ¡¡Tom!! –Gritó fuertemente cerrando sus ojos sintiendo como las lágrimas se rompían en las pestañas para rodar por sus mejillas.
“Hoy… hoy vengaré todo el daño que has hecho, Andrew” –Ashley se dejó caer de sentón al escuchar aquella voz en su cabeza, era la voz de Tom, lo había escuchado, ¿cómo fue posible?
Un estruendo se escuchó y Kerstin, sorprendida, retrocedió. Tom había frenado a Andrew tomándolo por los hombros y Andrew, hizo lo mismo: los dos aguantaban el peso del otro y los dos, querían matar al otro, pero ninguno, lograba moverse ni un centímetro.
El demonio, alzó su vista a la luna y percatándose de que la oscuridad ya cubría la mitad, le informó a su medio hermano: — Nadie impedirá que yo tome de esa sangre.

-
No tienen ni la más mínima idea de lo que sucederá & de cuántos capítulos quedan e.e jdklahdlkag & no les diré e.e jajajajaj (6) Ayeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer fue el mejor día de mi vida L_L Se vivió el final del fútbol Mexicano [Shi, soy Mexicana, Regia para ser más exacta :$ jaja] Y se vivió en Monterrey Nuevo León México & la copa se la llevó MI EQUIPO L_L cuyo nombre es TIGRES <3 si me hubieran visto ayer! jajajajaja hasta yo me desconocí! Hace mucho que no vivía la pasión del fútbol ! Estuvo a 9° con lluvia todo el día & eso no nos detuvo en el festejo(': todos se fueron a la plaza de la ciudad para vivir ese gran momento con los jugadores nonono! Si de casualidad, tengo a lectoras de Monterrey o de México y vieron el partido, me entenderan xd o simplemente, con el equipo de fútbol de su país (: y sigo tan feliz :3 jaajja siempre pongo cosas que creo no tienen relevancia aquí :$ pero mi emoción me gana, además, quiero compartirles todo :3!
Acerca de Andrew, dígamos que él, cuando era humano, estaba completamente enfermo, digamos que era un psicópata para dejarlo más o menos claro (: ¡disfruten la lectura enserio muchas muchas muchas pero muchas gracias por seguir esta historia! *-* <3

10 dic. 2011

Cap. 70 Un recuerdo, que no debió de ser recordado.

— Bill… ¿Sigues conmigo, hermano? –Cuestionó levantando el hombro moviendo un poco el cuerpo de su gemelo. Bill sólo dio un pequeño quejido y Tom sonrió.
— Aguanta un poco más, pronto encontraré un animal para poder alimentare.
— Dos ciervos… por favor. –Suplicó, realmente su boca le rogaba por un poco de sangre.
— Tom… -Lo llamó Ashley por lo bajo, éste volteó a verla y al percatarse de que miraba la luna, también alzó su vista hacia el cielo- … ¿y ahora qué hay qué hacer? –Preguntó al darse cuenta que la oscuridad estaba a punto de consumir la cuarta parte de la luna.
— Esperar. –Ashley volteó a verlo.
— Te refieres a que… ¿nos ocultaremos hasta que el eclipse pase? –Tom negó.
— Esperar a Andrew. Él morirá antes de que el eclipse ocurra. –Pudo asegurar bajando el cuerpo de su hermano. Ashley pudo sentir una pequeña vibración en su cuerpo: ¿Luchar con Andrew él sólo? La chica negó.
— ¡No lo harás! –Le advirtió asustada pero Tom no hizo gesto alguno.- ¿Me escuchas? ¡No pelearás con él! ¡No sólo!
— Ashley, esta es mi batalla. Debo pelear sólo. –La chica volvió a negar.- Él fuego… se combate con fuego. –Recalcó entrecerrando sus ojos. La chica apretó fuertemente sus labios: sabía muy bien que Tom no era un cobarde y también que no necesitaba de nadie, pero Andrew ha dejado el término “vampiro” atrás y ha superado el significado de la palabra “demonio”, ahora, Andrew era más que un “monstruo”, un ser que es capaz de despedazar todo a su paso sólo por poder, Andrew se había convertido en el mismísimo Lucifer, no, no iba a permitir aquella pelea.
— No. No ¡No! Y esa es mi última palabra. –El rostro de Tom se endureció.
— Nunca te pedí permiso. –Ashley balbuceó un poco, no pudo decir una palabra congruente al ver tres siluetas detrás de Tom: los chicos los habían encontrado.
— Me alegra saber que están a salvo. –Confesó Tom sin voltear a verlos pero frunció su ceño extrañado.
— Ha sido sencillo ya que… nos facilitaron el trabajo. –Él de trenzas los vio por fin ante la respuesta de Georg.
— ¿De qué hablan?
— Purdy fue asesinado, por Andrew. –Respondió Gustav formando puños con sus manos.- Ha perdido el control, Tom. –Le advirtió pero Tom no sintió temor alguno.
— Podré derrotarlo. –Ashley sintió un nudo en el pecho, por nada en el mundo, podía evitar aquella confrontación. La chica, volvió en sí al ver movimiento frente a sus ojos: Kerstin, corrió hacia dónde Bill; nerviosa, tomó el rostro del menor de los Kaulitz entre sus manos y recargó su frente con la suya.
— ¿Me escuchas, Bill? –Preguntó en susurro.
— ¿Kerstin? –La chica asintió- Creo que tu presencia me está ayudando, ya me siento mejor. –Mintió y Kerstin rió.
— Pronto te pondrás bien, ¿okey?
Tom, despegó su vista de aquella escena y volteó a ver a Georg y a Gustav. -¿Dónde están Verónica y Beatriz? –Preguntó tratando de no sonar preocupado. Los dos hombres voltearon a verse y después, Georg clavó su mirada en Ashley.
— Se han quedado en la cabaña… cuidando de Ruth. –Tom, siguió la vista de su amigo y perdido, preguntó:
— ¿Ruth? ¿Qué le ha pasado a Ruth? –Ashley bajó su mirada y el de trenzas volvió a dirigir su mirada con Georg- ¡Respóndeme! ¡¿Qué le ha pasado a Ruth?!
— Se volvió tu esclava.
— Ella… ¿ella es…? –Negó bruscamente- ¡Yo no hice eso!
— Si, lo hiciste. –Tom volteó con Ashley, la chica alzó su vista nuevamente tratando de no soltar lágrima alguna- Lo hiciste… cuando te dejaste llevar por la ira. –Tom entreabrió su boca anonado, dios… ¡dios! ¿Qué mierda había hecho?
<< Su mirada subió hasta dar con la ventana de Ruth. Cerró sus ojos y pudo escuchar a los padres despedirse de la muchacha para después, oír el ‘clack’ de la puerta. Habían salido. Tranquilo, miró a su alrededor y al confirmar que no había nadie a la vista, retrocedió un poco para ganar impulso y así, brincar hacia el ventanal…>>
Tom se dejó caer de rodillas al sentir un ardor en su cerebro debido aquél recuerdo de algo estaba seguro, no había hecho. Ashley, de inmediato corrió hacia él pero se detuvo al ver sus ojos: se encontraban en blanco.
<<… Un ventanal, otro impulso, otro ventanal, un último impulso: listo. Abrió la ventana quebrando el segurito de ésta y entró con facilidad. Ladeó su cabeza y frunció su ceño, es tan sorprendente ver que tan frágiles pueden llegar a ser los humanos. Despacio, caminó hacia ella y movió un poco los tubos que se encontraban en su cuerpo, era divertido pero se detuvo al escuchar alterarse la máquina que monitoreaba sus latidos. Bufó. Llevó su mano a su mejilla y la apartó al percatarse que, en esos momentos, Ruth se encontraba igual de fría que él pero no estaba sorprendido, sabía que estaba a punto de morir, pero claro, él podía detener su muerte, podía salvarla para así, torturarla a ella y Ashley…>>
Todos, se tensaron al sentir un abrumador cambio en el ambiente. Ashley, aún siendo una mortal, pudo sentir aquél cambio de energía, era sorprendente y tanta, que hizo que el aire fuera imposible de respirar.
— Ya está aquí. –Murmuró Gustav. Ashley pudo sentir su corazón agitarse, si Andrew atacaba ahora, todos estaban muertos.
— Tom… ¡Tom reacciona! –Le imploró tomándolo por los hombros, pero nada, seguía en el limbo.- ¡¡Tom!!
<<… Sus colmillos perforaron su piel haciendo que sus ojos se abrieran por fin. Sus ojos oscuros y sin brillo le indicaron que se encontraba en transe.
— Ahora, tu vida depende de mí: Despertarás cuando te lo ordene y morirás cuando yo lo desee.
Atacar a la mejor amiga de la persona que más odia era una manera más de hacerla sufrir: él iba a acabar con todos sus seres amados y cuándo se quede completamente sola, será tanto el dolor que ella misma decidirá matarse…
¿Cómo fue capaz de tenerle tanto odio a la persona que ama? ¿Cómo fue capaz de unirse a su medio hermano para poder matarla? ¡¿Por qué mierda se mostró débil contra Andrew o peor aún, con él mismo?! Sí, eso era, un débil...>>

— Entréguenme a la chica. –La piel de Ashley se erizó completamente al escuchar aquella voz, que sabía muy bien, anunciaba la muerte.


-
Mañana me la pasaré escribieeendo & para atar unos cabos sueltos para la nueva novela ;3 hoy por lo pronto a dormir porque mis ojos se cierran solos :c muchas gracias por sus comentarios y sobre uno que leí, nou, Ashley no es vampiresa c: es sólo que bueno, no sé si a ustedes les ha pasado ( a mi si xd) que cuando te asustas o te sorprendes, tus reflejos son más rápidos, eso es lo que le pasó a ella c: espero que te haya aclarado la duda c:! Hasta mañana lectores <3

9 dic. 2011

Cap. 69 El verdadero enemigo, era tu amigo.



Ashley pudo sentir como la nariz de Tom rozaba delicadamente su muñeca, había terminado. La chica acarició su mejilla y pudo percibir el frío que su piel desprendía y entendió que su piel helada indicaba que había sangre fresca en su sistema. Tom tomó fuertemente la mano de su amada y alzó su vista a la luna y Ashley, imitó aquél acto percatándose de que una mínima parte de aquella esfera estaba siendo cubierta por una capa negra: el eclipse estaba iniciando.
Bill, que estaba a punto de perder el conocimiento, se enderezó completamente en el acto en el que sus oídos escucharon como el aire se cortaba: -Ya está aquí. –Avisó y Ashley volteó a verlo.
— Tenemos que refugiarte. -Se apresuró a decir y volteó con el de trenzas pero- Tom… ¿Tom? –Él ya no estaba. Ashley miró atónita a su alrededor, ¿se fue? ¡¿Por qué se fue?!- ¡¿Tom?! –Lo volvió a llamar desconcertada.
— ¡Cuidado, Ashley! –Pudo gritar Bill al tener a Verónica frente suyo. La chica de cabello negro se exaltó y no supo cómo, pero de un movimiento ya estaba cerca del menor de los Kaulitz.
— ¿Por qué no aprendes estúpida?... –Preguntó Verónica cansada y Ashley tomó fuertemente el brazo de Bill, éste, gruñó al sentirse impotente: tenía enfrente a esa mujer, podía despedazarla pero, ¡maldición! No tenía la suficiente energía-… ¡No puedes escapar de mí! –Gritó a lo que Ashley se estremeció al ver aquella escena: Tom había perforado el tórax de Verónica con facilidad y removió su mano ocasionándole más dolor.
— Te dije que te iba a matar algún día… -Le susurró a su oído aventando su cuerpo a lo que éste cayó de rodillas frente Ashley. La mirada de estás dos mujeres se cruzaron por unos segundos y en la garganta de Ashley se formó un horrible nudo al ver como las lágrimas en los ojos de Verónica comenzaron a brotar para después, dar contra el suelo.
Tom, miró a su hermano y sin decir nada, se aproximó hacia él y lo cargó fácilmente teniendo su cuerpo en su hombro.
— Esto es tan humillante. –Murmuró Bill y Tom rió.
— Soy tu hermano mayor, mi deber es humillarte. –Bill bufó- Es momento de seguir… -Anunció a Ashley; ésta bajó su vista hacia el brazo del de trenzas: la sangre de verónica seguía ahí.- ¿Ashley? –La chica pudo reaccionar y asintió torpemente a lo que la mandíbula de Tom se endureció- Siento que hayas presenciado esto…
— Tranquilo, supongo que si tu no hubieras actuado… eso hubiera hecho ella conmigo. –Admitió con un hilo de voz.
— ¿Pensaste que me había ido? –Preguntó anonado y Ashley se encogió de hombros.
—… Si.
— Ashley, yo jamás te voy a abandonar.
— ¡Podemos avanzar! –Gruñó Bill- Que mi hermano me cargue es degradante pero, escuchar sus pláticas amorosas, es incómodo. –Ashley rió por lo bajo y sin pensarlo, ya se encontraban caminando dejando que el cuerpo de Verónica se volviera polvo poco a poco.

*

Se había formado una persecución, casi lo alcanzaban, ya lo tenían rodeado pero algo interfirió con su ataque.
— Alto. –Ordenó Kerstin deteniéndose a lo que Georg y Gustav la vieron exaltados- Algo no está bien… -Aseguró negando.
— ¿Qué pasa? –Cuestionó Georg.
— La energía de Purdy… se debilita pero… siento como otra crece… -Respondió extrañada y los miró de golpe.- Creo que alguien se nos ha adelantado chicos.

*

Purdy se detuvo al ver a su amo enfrente. Tal vez ya era el momento de volver a unirse para buscar juntos a Ashley y para matar a los Kaulitz.
— Señor, los he perdido. –Avisó sonriendo de lado, Andrew compartió su sonrisa pero no era una de felicitación, era una de maldad que ocasionaba que su rostro se oscureciera y lo veía ver como un verdadero demonio. Purdy, retrocedió, el conocía muy bien aquél gesto y lo que significaba y no, no era nada bueno.
— Me has servido bien, querido discípulo y quiero decirte, que ha llegado el momento de tu verdadera función.
— ¿De… de qué me está hablando señor? –Preguntó en estado de pánico.
— La razón por la que te he entrenado, por la que me interesaba volverte más fuerte: para que esa energía… -Comenzó a mencionar entre dientes y caminando hacia él-… me la concedas a mí.
— ¡No! –Gritó al mismo tiempo que sus pupilas se dilataban.- ¡¡Jamás te daré mi vida!! –Le aseguró huyendo de aquél lugar. No, él no iba a morir en manos de Andrew, ¡no!
— No es una opción –Purdy pudo sentir como su sangre se congeló al tenerlo a un centímetro de él y dio un gritó ahogado al ver la boca de Andrew agrandándose, mostrando únicamente en aquella zona su verdadero aspecto.
Andrew se lanzó contra su cuello, despedazando su piel sin piedad para poder succionar su energía vital hasta dejarlo completamente seco. Alzó su vista hacia la luna y al ver la poca oscuridad cubriéndola tiró el cuerpo de su discípulo lejos y le rugió a la noche dispuesto a iniciar con su reinado.

*

Andrew tocó la tierra y sonrió, ellos estaban aquí: los tres. Le encantaba cuando le facilitaban las cosas.
— ¿Mh? –Frunció su ceño al sentir como algo apretaba su pantalón y se topó con Verónica, cuyo cuerpo se destruía lentamente.
— A… ayu...yúdame… -Imploró con sus ojos cubiertos por gotas: al parecer, en la fase terminal ha experimentado lo que es llorar. Andrew, apartó su pierna bruscamente haciendo que la mano de Verónica diera con la tierra.
— Claro, te ayudaré. –Le aseguró levantando su pie y la mujer, al verlo en su rostro, dio su último grito: Andrew la había aplastado.- Nunca me serviste para nada. –Bufó comenzando a caminar dejando atrás las ya cenizas de su “compañera”.

-
Adivinen qué? *-* Pasé matemáticas con 72 gracias a mi hermoso 97 en el examen c': kjadhlakdga me sentí tan nerda & 'orgullesida' al mismo tiempo :$ Todo se puede si te esfuerzas para lograrlo (: !! Sólo me falta el resultado de cinco materias para saber si tengo unas merecidas vacaciones c': muchas gracias por comentar & ver el video :B! los quiero demasiado & que tengan un buen fin de semana ;) <3

6 dic. 2011

Trailer de Pain Of Love II

lfkjadkhladlakglkgd no piensen que estoy feliz con esto, no... estoy supermegacontentisisisisisiissisisima *.* Pain Of love ya tiene video en youtube m. & todo gracias a mi amigosha Andrea <3 & ustedes dirán, ¿por qué tu no lo hiciste? A pues verán... soy una inútil haciendo estos tipos de cosas :c lakjdlakhd xd ¿Apoco no está hermosooo? hahahah si, quedé encantada :$ realmente muchas gracias amigosha, te pasaste con este detalle <3 *---* & si a ustedes también les gustó, comenten <3 n_n


 -Páginas de mi amigosha Andrea:


4 dic. 2011

Cap. 68 Bebe.

— Ya es momento de tener el ganador de este juego… -Los ojos de Andrew se abrieron de golpe y se dilataron al mandar una ola de energía en toda la zona:
 La mansión completamente destruida, el césped que se movía a causa de la ligera brisa al igual que los frondosos árboles, dentro del enorme y oscuro bosque diferentes tipos de animales pequeños y/o medianos los pájaros desprendieron vuelo y los cuervos se aferraron a las ramas, susurros se oían no muy lejos, susurros de un hombre y de una mujer… de una energía, de la herramienta.
— No es necesario que me ayudes. –Le avisó Bill quien yacía sentado debajo de un árbol y gracias al tronco, su cuerpo descansaba- Sólo te voy retrasando, déjame aquí… -Ashley negó.
— No te voy a dejar, ¿okey? Saldremos de esto juntos y los dos… los dos volveremos a ver a las personas que amamos…. –Dejó en claro y Bill encarnó una ceja, ¿”personas”?- Ven, es momento de seguir… -Informó tomando su mano para poder levantarlo…
...los había encontrado.
Y el demonio salió de los escombros y aunque la había encontrado sabía muy bien que no llegaría demasiado lejos teniendo a Bill a su cuidado y eso, le daba tiempo para hacer una última parada mientras que a su medio hermano, Tom, la mansión destruida lo trataba de consumir vivo.
El verdadero rey luchaba por salir de aquél infierno el peso de las paredes derrumbadas lo aplastaban poco a poco pero de igual forma, apartaba las enormes piedras de su camino hasta que logró sentir una ligera brisa rozar la punta de su nariz y de un último golpe, las piedras que impedían su libertad, salieron volando para poder al fin, salir. El de trenzas, cerró sus ojos y jaló fuertemente su brazo para poder acomodarlo nuevamente, ¿dolor?, no hubo. Volteó hacia dónde Andrew se había marchado y después, miró al frente al sentir la débil energía de Ashley y cómo si sus pies se ordenaran solos, caminaron hacia la dirección dónde su amada se encontraba.

*
— ¿Pasa algo? –Cuestionó Ashley al sentir como el cuerpo de Bill se tensaba.
— Verónica se acerca -Murmuró volteando a verla, ¿y ahora qué podían hacer?
— Hay que apresurarnos…. –Bill negó.
— Jamás la perderemos y tú no podrás huir de ella. –Respondió apartando su brazo, Ashley, entendiendo el gesto, lo ayudó a sentarse.
— Entonces… nos quedaremos aquí, ¿esperándola? –Le cuestionó sentándose sobre sus rodillas. Bill no contestó.
— Matarla sería fácil, pero no tengo la fuerza suficiente ni para mantenerme de pie…
— Pero la tuviste para cargarme y sacarme de la mansión –Le recordó anonada y Bill bajó su mirada perdido, eso era cierto, pero no se explicaba cómo pasó.
— No sé de dónde vino toda aquella fuerza para salir, pero lo que sí sé es que aquella energía, no está más. –Le informó frunciendo sus labios, todo aquello fue demasiado extraño.
— Debe de haber una forma…
Tu sangre. –Ashley levantó su rostro al escuchar la voz de Aubrey.
— ¿Qué ocurre Ashley? –Preguntó Bill pero la chica no le contestó.
— Tu sangre es vital para su fuerza, bríndale a Bill tu sangre para que pueda recuperar su fuerza y para que pueda salvarlos… -La chica bajó su mano hasta su muñeca y se mordió el labio inferior.
— Al fin y al cabo… esa es sólo mi función, alimentarlos. –Murmuró apretando su mano. Aubrey negó.
— Tú no eres ni serás una herramienta, es por eso que te elegí a ti… -Le recordó-…, porque tú eres la única que puede llevar a cabo este destino.
— ¿Y cuál sería sino soy ese tal preciado alimento?... –Cuestionó perdiéndose en el color de sus venas.
— Lo descubrirás, pronto…
— ¡Ashley! –La chica salió de aquél trance gracias al apretujón que recibió en sus brazos por parte de Bill.
— Toma de mi sangre.
— ¿Qué?
— Es la única manera, ¡toma de mi sangre! –Le ordenó alzando su muñeca.
— No.
— Bill, ahora no puedes negarte…
— ¡No lo haré!
— ¿Por qué no? –Pisadas se escucharon a su espalda a lo que Bill respondió.
— Porque sólo Tom puede tocarte. –Y al escuchar esta respuesta, Ashley se giró para encontrarse con la mirada del de trenzas quien se dejó caer de rodillas para estar frente a ella.
Los dos no compartieron palabras pero no apartaron su mirada y esto, fue suficiente para entenderse. Ashley asintió y Tom acarició su mejilla y tomó su brazo acercando su muñeca a sus labios y a los pocos segundos, Ashley pudo sentir como dos cuchillos filosos penetraban su piel pero para su sorpresa, no ardió y pudo sonreír al sentir que poder brindarle su sangre, era una bendición.


-
Traté de descargar el sony vegas :c y el google me timó xd se descargó el archivo como tipo imagen #fail, en fin, espero que disfruten este capítulo & que también hayan disfrutado su fin de semana c: yo, me iré a estudiar ciencias sociales que son tres unidades en las cuales dos son muy extensas -.- pero pondré empeño ya que son los exámenes finales en los cuales se decide si podré disfrutar de las vacaciones o no xd, por el momento, ¡deséenme mucha suerte en mate! (yn) lo presenté el miércoles & lo más seguro es que para mañana ya haya resultados D:, los quiero & gracias por leer y comentar L_L <3

3 dic. 2011

Cap. 67 Sólo faltan dos.



— Eso será fácil.
Ashley pudo sentir cada parte de su cuerpo tensarse ¿en qué problema se había metido? Temerosa, retrocedió, pero se detuvo al sentir un bulto detrás de ella así que miró de reojo y ver a Bill inconsciente hizo que la valentía volviera a ella.
— Cómo dije antes… inténtalo. –La desafió sintiendo como su garganta se cerraba.
Levántate Bill –Le ordenó Aubrey acariciando su espalda.- Levántate…
Verónica rugió y Ashley se espantó al ver como las manos de aquella mujer se deformaban: sus dedos se alargaron y sus uñas crecieron afilándose para crear una perfecta arma.
— Se acabó todo… -Le aseguró alzando su brazo y con furia lo dirigió a la chica para encajárselo a la nada.- ¿Pero qué…? –Balbuceó al percatarse de que se encontraba sola-… ¡No te escaparás de mí! –Gritó sintiendo como la sangre le hervía.

*

Ni siquiera tuvo tiempo de quejarse ante el golpe que sus brazos y piernas recibieron por el impacto, lo que necesitaba hacer, era recuperar el aire que había perdido a causa de Bill, un momento, ¿Bill?
Aún en estado de shock, volteó hacia su derecha donde pudo apreciar al menor de los Kaulitz, tratando de ponerse de pie.
— ¡Bill! –Soltó alarmada y al acto, se levantó trayéndose consigo un poco de tierra dentro de su tenis.- Con cuidado… -Murmuró poniendo el brazo del chico alrededor de sus hombros, ella le iba a servir de soporte.
— Te… ¿te… encu…entras bi…en? –Ashley entreabrió su boca pero no pudo pronunciar palabra alguna al ver el estado del chico: hace unos minutos estaba inconsciente, débil, demacrado, lastimado a punto de morir y por un extraño milagro tuvo la fuerza suficiente para poder abrir los ojos y sacarla de ahí aunque… aún se veía realmente mal. - ¿A-Ash…ley?
—Si, eh… -Respondió sacudiendo ligeramente su cabeza para volver en sí-… estoy bien. –Le aseguró tratando de mantenerlo en pie.
—… Verónica… ella… -Pausó para tratar de tomar una bocanada de aire-… ella no tardará en… encontrarnos… -Finalizó difícilmente.
— Entonces, hay que empezar a movernos. –Contestó sonriendo de medio lado- Bill… procura aferrarte a mí, ¿sí? –El chico la vio sorprendido, pero después, asintió- Trataré de ponerte a salvo… -Le avisó comenzando a caminar.
— Aca…so, ¿ese…no era… mi tra-ba...jo? –Ashley rió.
— No nos hará mal cambiar los papeles un rato.

*

— ¡Agh! –Soltó Christian un alarido de dolor al sentir los huesos de sus brazos tronar debido a la presión que hacía Gustav en ellos y de un veloz movimiento lo soltó para sostener su cabeza y para que, de un sólo movimiento…- te esperaré en el infierno querido amigo. -…, poder destruir su cuello.
El cuerpo de Christian cayó y Gustav le atravesó el pecho ocasionando que todo en aquél bulto se volviera polvo.
Pitts y Purdy voltearon alarmados al dejar de percibir la energía de su amigo y con lo único que se encontraron era con un bulto de cenizas y con Gustav recuperándose de las pequeñas heridas que Christian le había causado. Los ojos de Pitts se volvieron más intensos y se podían apreciar perfectamente los temblores que recorrían su cuerpo, volvió a dirigir su mirada hacia Kerstin y la apartó bruscamente para ir directo con el maldito que mató a su amigo, ahora él, lo iba a vengar.
— ¡Cuidado, Gustav! –Gritó Kerstin alarmada y antes de que Pitts pudiera tocar al rubio, la chica logró alcanzarlo y lo apartó estampándose en uno de los pilares el cuál no tardó mucho en volverse añicos y también, que la estructura de aquella parte de la mansión no aguantara por mucho tiempo más.
Georg y Purdy se apartaron al sentir un ligero temblor en sus pies y Gustav, corrió para auxiliar a Kerstin.
— ¿Dónde está Pitts? –Le cuestionó sacándola de aquellos escombros.
— Lo logré… -Fue lo único que pudo decir antes de percibir otro temblor.
— Hay que salir de aquí.
— ¡Espera! –Rogó al ver que retrocedió- Tenemos que sacar a Tom. –Le señaló a los dos hermanos quienes por nada en el mundo iban a detenerse hasta que uno de los dos esté muerto.
— La muerte de mis discípulos no será en vano. –Le dejó claro al de trenzas y éste se puso en guardia.
— ¿A quién quieres engañar Andrew? Bien sabes que esos imbéciles te valían una mierda… -Andrew entrecerró sus ojos-… sólo lo preparabas para tu beneficio, lo hacías para tomar su vida –Andrew sonrió.
— Veo que no eres tan estúpido, Tom. –Aduló al mismo tiempo que el escombro del techo comenzaba a caer, aquella estructura se esfumaría en pocos minutos y eso, lo usaría Andrew como ventaja.
Purdy, logró visualizar en lo poco que quedaba de la ventana que por fin había vuelto a oscurecer y alarmado, volteó con su líder.
“Ya es tiempo señor”
“Sal, yo me desocuparé en menos de dos minutos.”
-Y aclarado esto, enormes pedazos del techo comenzaron a derrumbarse sepultando a los dos hermanos.
— ¡Tom! –Gritó Kerstin desesperada y Gustav la detuvo inmediatamente al percatarse de que quería ir hacia la zona de peligro.
— Tenemos que salir aquí, ¡ahora! –Ordenó el rubio. Georg, entrecerró sus ojos al ver sobre el hombro de Gustav como Purdy se alejaba abandonando ahí a su líder, algo no cuadraba pero sus pensamiento desaparecieron al escuchar el estruendo de un enorme pedazo del techo trozarse al dar contra el piso.
— Esto no aguantará más… -Murmuró Georg y tomó la mano de Kerstin para salir al fin de la mansión que en menos de diez segundos… quedó en nada.
Kerstin, logró zafarse del agarre de sus compañeros y con el corazón en la garganta, corrió hacia los escombros.
— Tenemos que ir por Purdy. –Ante la orden de Georg, Kerstin asintió.
— Sólo nos faltan dos. –Murmuró comenzando a correr ya que pudo confirmar, que Tom estaba vivo.



-
Literalmente... faltan bien poquitos capítulos c: muchas gracias por leer esta novela desde el principio <3